29 de mayo de 2016

DE LOS COBARDES, LOS IMBÉCILES Y EL FACEBOOK



Ni todos somos así, ni tampoco es que sea un rasgo distintivo de la identidad regional, pero que en nuestra Ciudad pulula un tipo de gente que es la síntesis de la cretina barbarie es un hecho que no lo podemos negar. El primer síntoma de esta plaga es el chauvinismo desenfadado típico de la pueblerina ignorancia. No hay forma alguna de hacerles entender a los imbéciles que amar tu Ciudad y sentirse orgulloso de ella no significa ser un crustáceo conforme, incapaz de percibir lo que nos degrada y callarse la boca y esconder la cabeza dentro del agujero cular. La Ciudad está hecha una mierda, los habitantes somos responsables directos de una lenta y amarga metamorfosis que ha destruido el encanto de una antigua especie de comunión con la naturaleza. No tenemos identidad ni alma, todo se lo ha consumido el pavimento, la irresponsable construcción de estructuras horripilantes, la corrupta y bastarda urbanización, la sed de consumo y de comercio, la indiferencia de los vecinos, la trágica estupidez de la tiranía oportunista de los mal nacidos politiqueros y, sobre todo, el silencio. El puto, enfermo, cobarde y cómplice silencio. Vivimos de ilusiones y migajas, de sueños rotos, de fracasos contínuos. Somos una de las ciudades más contaminadas y perniciosas del mundo y todos tenemos un pedazo de perra culpa en este entierro. Unos mas que otros, por cierto, pero en el mismo lodo todos revolcaos, Discépolo dixit.

Y cuando uno lo dice sin desparpajo ni miedo, entonces el que ya es de por sí un pelotudo, se convierte en un pelotudo autoritario, se rasga las vestiduras, ensaya un pacato discurso aberrante de grandielocuencia regionalista típicamente fascista, y te censuran. Hay que ver la ufana torpeza con que hacen llamadas, con que mandan encendidas protestas, con que chismosean por cada rincón, con que te "denuncian" en el facebook. Y el facebook, que es un conglomerado de nerds políticamente correctos, conservadores hasta el límite de la carcajada, con un conjunto de clichés como pretexto de principios e ignorantes de las realidades locales, actúan como autómatas jocosos, dan rienda suelta a las hipócritas y maracas formas de la censura y, pues, te bloquean, los muy cabrones. Qué se puede esperar? Finalmente son gringos y el sistema educativo de esa Nación está atravesado por la moral de Homero Simpson.

Pero mientras exista un resquicio para la disidencia, habrá no mas que meterle. Debe ser bien cojudo que te mueras sabiendo que has sido toda tu vida un cómplice de la mierdez. Debe ser frustrante dejar este mundo acechado por el fantasma de la cobardía, porque al estúpido y al ignorante se les juatifica por sus limitaciones, no es enteramente su culpa, pero al mediocre y al cobarde... Ah no! Esos no tienen perdón en este mundo, porque lo suyo es elección y, por suerte, habremos algunos aguafiestas, atrevidos, vulgares y mordaces basuras que estaremos por acá para recordarles las veces que se pueda, la triste y sucia miseria que exuda su cochina existencia. La ventaja del oficio de putear es que  te acostumbras a percibir con naturalidad la patológica estupidez de los estúpidos y, pues, el desenmascararlo se hace una especie de suave y amena distracción. La desventaja, es que nunca dejas de sorprenderte porque ese inmundo ser está en todo lado. En todo lado? No, aún peor, está en aquellos lados que por definición deberían ser lo contrario a la estupidez.

La Universidad por ejemplo. Qué manera de abrigar imbéciles! Con qué desfachatez se callan, con qué naturalidad se vuelven cómplices inmorales de la corrupción, de la falta de sentido, de la vulgarización de la cultura y del pensamiento. Con qué irrisorio desparpajo se codean con la infame chismografía, con la insultante bajeza de los dimes y diretes, con la felonía del narcisimo y la paranoia de la política de pueblo enfermo. Y ni qué decir de los ambientes "culturales". Qué manga de putos repta por esos lares, profesionales en el deporte de lamer culos, intrigantes gregarios y obtusos, rameritas baratas de ambos sexos, ofrecidos y analfabetos funcionales. Hay de todo, caballero, pase no mas, sin compromiso. Venga y admire este detritus divino. Pos sí, carnales. A veces uno quisiera llorar pero despues se acuerda de que sabe escribir y se le pasa. Y se pasa por los huevos también a la corrección y a los moralismos miopes y a los censuradores hijos de la puerca chingada y, porqué no, ya que estamos en eso, al facebook y a su fundador y a sus malditas políticas de control de la libre expresión. Qué joder!

3 comentarios:

  1. Hay mucha gente que critica a nuestra "amada llajta" todo el mundo sabe que estamos peor que mal. Y lo único que hacen es criticar y criticar. ¿Los problemas se solucionan con reclamos? Os digo que no. Los problemas se solucionan con PROPUESTAS, que saludable sería ver soluciones a las muchas falencias. Que admirable sería ver Proyectos para dar respuestas a esta realidad en decadencia. Pero NO, nos sentamos en la BASURA, y de ahí chillamos cual cerdos "Estamos en la basura". Y seguiremos en esa inmundicia si solo bosiferamos y no proponemos soluciones. Para generar un MOVIMIENTO DE CONCIENCIA PARA EL CAMBIO.Barramos la basura, limpiemos la casa y pongamonos a trabajar!!

    ResponderEliminar
  2. "Bosiferar" no existe como vocablo, habrás querido decir "vociferar". Es importante la ortografía para que no estés sólamente vociferando.

    ResponderEliminar
  3. Lo interesante es la propuesta del GIGI ese: "ponga monos a trabajar"
    A que a nadie se le había ocurrido... a que no.

    ResponderEliminar