11 de junio de 2016

FEMINAZIS




Primero, convengamos que las mujeres, antes que cualquier otra cosa, son seres humanos y, por tanto, hay mujeres que son hermosas, otras son hipersensibles, extraordinariamente inteligentes, talentosas, geniales, excelentes personas, leales, entregadas, humildes... Las hay también que ni fu ni fa, entes intrascendentes, las hay sufridas y amargadas, las hay malvadas y manipuladoras, envidiosas, chismosas, torpes, ególatras, ignorantes y estúpidas. Algunas son todo a la vez, como cualquier otro ser humano. Pretender generalizar con una condición a todas las mujeres, o a todos los hombres, o a todos los ancianos o a todos los jóvenes o a todos los homosexuales o a todos los cristianos, no es más que una deficiencia cerebral fruto de la ignorancia y la completa incapacidad para comprender la complejidad de lo humano. Mero facilismo propio de las mentalidades fascistas, autoritarias y vergonzosamente estúpidas. De ahí viene el vocablo: Feminazi.

Segundo, convengamos que no todas las feministas son feminazis, ni siquiera es sólo un apelativo aplicado solamente a las mujeres. Lo feminazi no es una ideología, no es una corriente de pensamiento, es una mentalidad y una actitud que la pueden tener hombres y mujeres, viejos y jóvenes, putos y putas por igual. Se trata de aquellos bosquejos de seres humanos, que aprovechando la moda del discurso de equidad de género: a)Universalizan a los hombres y las mujeres dentro de categorías subjetivas y asumen que la unidad representa a la totalidad. Por ejemplo, cuando dije que Yoko Ono era una perra vulgar y aprovechada, un puñado de feminazis analfabetas asumieron que al hablar mal de esa mujer estaba hablando mal de todas las mujeres del universo. b) Imponen sobre el resto de la sociedad su pensamiento, sus valores, sus opiniones y lo hacen por medio de la presión y/o la violencia simbólica, como por ejemplo proponer y presionar la aprobación de leyes sin sentido, contenidos educativos manipuladores y otras vainas por el estilo. c) Inventan códigos linguísticos y manejan recursos visuales que casi siempre son un atentado contra el idioma y la estética, como esa pelotudez de decir compañeros y compañeras, amigos y amigas, estudiantes y estudiantas.

Tercero, convengamos que la universalización, imposición y el uso de un lenguaje distintivo, son estrategias y recursos típicos de los fascismos. Lo hicieron los nazis, los comunistas de la era de Stalin, los falangistas y lo hacen en la actualidad algunos indigenistas, lo hace el Gobierno, lo hace la oposición, los dirigentes de todo tipo, los troscos y un gran porcentaje de los ciudadanos y vecinos de este País tan solo en su agonía, diría el grandioso Gonzalo Vázquez, y claro, lo hacen varias feministas y feministos que son simples receptáculos con piel, sudor y mierda de estas mentalidades y actitudes que son el cáncer de las sociedades contemporáneas y nos están llevando a la debacle humana, a la degradación de la democracia, la tolerancia y la libertad de expresión. Ahora mismo, alguien o alguna que esté leyendo esto, me va llamar de misógino, típica actitud fascista, porque primero no entienden la maldita cosa de lo que están leyendo y segundo apelan a estereotipar y criminalizar a todo aquel que no comulgue con sus ideas, que los critique o que no les bese con delicadeza el poto. Yo soy tan misógino como ellas son misándricas.

Ahora bien, la Ley antipiropos, que la propone una diputada vinculada a la Juventud Cochala (se acuerdan no? Esos mongoloides que azuzados por el Bombón, salieron un 11 de enero a golpear gente del campo) es una típica propuesta feminazi, que generaliza, criminaliza y busca imponer a la sociedad una normativa histérica y tirada de los pelos. De eso ya se habló en otro artículo en este mismo Blog. La defensa a tal bastardillo asunto, es típicamente feminazi y de una confusión mental con ribetes babilónicos. Confunden la agresión física con el piropo, la violación con el galanteo, no definen nada, no se dan cuenta que es inútil porque el problema de fondo está en la educación y ante este argumento, las feminazis, sus maridos, los Fridos y los aduladores dicen burreras como: "Ay sí, la educación es importante, pero mientras tanto..." Mientras tanto, mis pelotas, porque este País ya no tiene mientras tanto, no hay futuro si no se empieza ya, huevones. Suprimir la evidente y preocupante violencia contra la mujer con una ley que castigue el piropo, es como cortarse el dedo y ponerse curita en el culo. No sean mamones, oportunistas y cretinos, pues. Intenten mirar más allá de su ombligo, pensar más allá de sus clichés resentidos y depongan su nazismo feminoide en pro de una cultura del piense. Feminazis. Ja. Por lo menos no me negarán que suena muy cool. no?

4 comentarios:

  1. Javier, coincido contigo que hay mujeres pa'todo en esta aldea global. Pero, eso del galanteo mi querido, me sonó a Corin Tellado. Las cosas como son. Cuando era más joven me jodía que me jodan. Pasar inadvertida sin que ningún pelotudo me estuviese mirando o diciendo estupideces como recién salido de la cárcel. Algo que no ocurre en otros lugares. Ahora estoy más adulta y me vale -si es que alguien dice algo, cosa rara. Pero jode, jode que te jodan -para decirlo crudamente. Y me atrevería a afirmar que hay muchas mujeres que como yo, les molesta los "piropos" y aplauden la medida; aunque, añado que debería ir acompañada de una gran campaña de educación....pero, por algo se empieza. Hace falta una mayor apertura para entender al otro. Esas cosas que parecerían insulsas, pero, en el fondo, no lo son. Un abrazo!!
    Virginia Moyano

    ResponderEliminar
  2. El término feminazi, que francamente lo vi publicado por ti primero que nadie, ahora es utilizado por cualquier idiota descerebrado para referirse a aquella mujer que ose reclamar o protestar por feminicidio y violencia de género. No te culpo pero franca... muchos de esos idiotas leen tus artículos y los entienden igual que las feminazis a las que te refieres, y bueno se embanderan con ellos. También recuerdo lo de Yoko y el escándalo, pero debes admitir que una lectura simple, del leer por leer, puede dar lugar a malentendidos tan simples como que son regularmente mujeres las culpables de fracaso de grandes hombres ��������. Y sobre los piropos.....no creo correcto GENERALIZAR como algo inofensivo a las asquerosidades que te sueltan a menudo los extraños en la calle. Porque por un "preciosa" no lloran las chicas, sino por apestosidades que te cargan el día y para evitar, haces cosas como ddeja de ponerte corto aunque te cargues de calor o te de alergia en las piernas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, y aunque yo no puedo controlar como la gente me entiende o me interpreta, tienes razón en lo que dices.

      Eliminar
  3. *cagar*dejar*cagues
    Autocorrector raro :/

    ResponderEliminar