29 de julio de 2016

EMAVRA Y LA MALA IMAGEN DE LA CIUDAD




EMAVRA, la empresa municipal que se ocupa de las áreas verdes y recreativas de nuestra Ciudad, esa que debe velar por el cuidado de los parquecitos, por la buena salud de las jardineras, por el correcto mantenimiento de los árboles y la preservación de las especies vegetales, sí, esa EMAVRA, esa misma que en vez de cumplir su función es cómplice directa del ciudadano arboricida, del vecino destructor e ignorante que sustituye pavimento por áreas verdes, del comerciante que sacrifica árboles para sus puestos de venta, en fin, esa EMAVRA que no tiene diseñada una política de acción concreta, que para hacer efectiva las reglamentaciones y para crear formas de mejorar nuestras condiciones de vida ha demostrado una inutilidad digna de boxeador manco, esa misma empresa que, haciendo gala de su extraordinaria visión ha demostrado la torpeza de Mr. Magoo, esa que cree que hay que mutilar los árboles en beneficio de los cables eléctricos en vez de exigir que los putos cables se adapten a los árboles, que es lo lógico, por cierto. Sí, señores, esa misma EMAVRA que da vueltas por la ciudad regando plantas y matando árboles en las plazas que su jefe, el sonrisas, destruye. Sí, esa mierda de Empresa, ha dicho que la defensa de los árboles da mala imagen a la Ciudad. Por el momento, omitiré referirme a dicho comentario con el soez aumentativo de huevo.

La cosa es así, en un informe que EMAVRA manda a la Secretaría de la Gobernabilidad de la pinche Alcaldía, esta empresa "reconoce" que existe un deterioro ambiental en la City además de poda y daños a los árboles. Qué lindo que reconozcan, amorosos ellos, pero claro, eso no es su culpa, añaden, pues "a pesar de los esfuerzos" que realizan, los vecinos actúan en la ilegalidad, diciendo. ¿Y ahora que podemos hacer si el vecino es así, wa? No se les ocurre nada. ¿Les ayudamos? ¿Tal vez si EMAVRA trabaja haciendo lo que tiene que hacer esto pueda mejorar? Si el problema es el vecino y ya existen reglamentos para la poda y tala de árboles de la ciudad, porqué no con el mismo énfasis con que persiguen a los dueños de boliches y puteros que no les pagan coima, los funcionarios municipales se ponen a controlar, multar, enjuiciar o -mejor todavía- romperle el culo a todos los hijos de la gran puta que talan árboles "ilegalmente", diciendo. ¿Acaso no es función de la Alcaldía hacer cumplir las disposiciones municipales? Claro, aquellas con las que se pueda sacar réditos políticos, moralistas, económicos o simbólicos, pero los arbolitos no le interesan a nadie. O por lo menos así piensan estos perlas y por tanto se cagan en la tapa y dan rienda suelta a que el devastador prosiga impunemente su labor. En infinidad de casos, los devastadores, arboricidas, destructores, vienen a ser las mismas instancias municipales. Hace años que pasa esto. ¿Cómo le hacemos entonces? La Alcaldía no sanciona a los infractores y no hay nadie que sancione a la Alcaldía. ¿Y ahora? ¿Nos metemos un palo al culo y lloramos de impotencia? Mingas, cabrones, por suerte hay otros medios y vivimos otras épocas.

El Colectivo No a la Tala de Árboles en Cochabamba, a través de varios de sus más activos miembros, ha hecho durante este poco tiempo que existen, más de lo que cualquier autoridad, cualquier funcionario o cualquier ecologista ha hecho por la preservación de lo árboles en Cochabamba en estos últimos 10 años. Si, mierdas, no pongan su cara de asombro provinciano, porque gracias a la visibilidad que obtuvieron por las redes sociales y algunos medios de comunicación buena onda, para nadie es secreto que estos carnales, han ido curando arbolitos, invirtiendo su propio esfuerzo y dinero, sin apoyo institucional, librando a las especies del pavimento embrutecedor, dando propuestas y pidiendo explicaciones y, sobre todo, lo mejor, denunciando la pelotudez ciudadana. Han puesto viñetas, han pintado calzadas, han colocado letreros que hacen evidente el malestar ciudadano ante la arbitrariedad y boludez de los destructores pero, sobre todo, generan conciencia, interpelan y proyectan un cambio de actitud. Eso es acción ciudadana pura y real. ¿Y que dijo EMAVRA frente a eso en su informecillo mariconazo? Dijo algo así: "Pedimos al Colectivo que deje de subirse a los árboles porque es peligroso y que no pongan letreros ni pinten las aceras porque da mala imagen". En esos momentos, escuchando o leyendo esas frases, imaginando a las personas que han podido decirlas o escribirlas, es cuando uno realmente se lamenta de la ilegalidad del aborto. ¿Qué engendro más pueril, limitado y obtuso ha podido concebir un discurso como ese? ¿ja?

Ahora sí que apelo al soez aumentativo de huevo y me quedo calificando ese pedido como absolutamente huevón. ¿Qué nos pasa? La respuesta no se dejó esperar y pues, lo lógico es que los de EMAVRA se hayan hecho decir que mientras las autoridades no detengan y den soluciones concretas a esta problemática, pueden irse a la concha de la lora pues el Colectivo seguirá haciendo lo que tiene que hacer. Porque resulta, porque es necesario, porque nadie más hace nada y porque es su deber ciudadano. Estos compas tienen las cosas claras y son inspiradores. Así que desde esta Columna, decido abrir mi participación a la causa no sólo como puteador profesional sino como activista de calle. No soy muy diestro subiendo árboles, de botánica y biología sé que provenimos del mono, tengo el talento para dibujar y pintar similar al talento que tienen las autoridades para gobernar la ciudad y fumo y bebo, la puta, pero puedo azotar vecinos taladores, puedo vigilar mientras ustedes grafitean o puedo clavarle un  letrero a algún funcionario directamente en el surco rectal. Avisen nomas, compadres. ¿Pa que soy bueno?.




5 comentarios:

  1. Ahora habla de los policías municipales...de la creación de micro empresas ...

    ResponderEliminar
  2. Excelente basura. Hagamos fuerza para que nuestra voz sea escuchada y nuestros actos sean vistos. Gente ignorante de m...

    ResponderEliminar
  3. Genial .... el buen castizo se entiende y muy bien !!!

    ResponderEliminar