12 de octubre de 2016

MUJERES CREANDO, EL PENE Y EL CREYENTE



Maria Galindo, es una oronda señora conocida por todos, con bastantes años ya de existencia física, pero que responde a una edad mental de aproximadamente 13 y medio primaveritas. La doña posee el síndrome de Peter Pan, no porque viva una eterna juventud sino porque no sale de la engorrosa adolescencia. El colectivo Mujeres Creando -que es de su propiedad- le sirve como palestra para practicar sus púberes rabietas, sus inocuos arrebatos de rebeldía pequeño burguesa y sus pálidas histerias disfrazadas de arte contemporáneo como si tal cosa existiera. A lo largo de varios años, este "movimiento" autoproclamado feminista y anarquista, del feminismo sólo ha succionado sus aspectos maniqueos, su resentimiento insano y su protofascismo de comarca. Del anarquismo, en cambio, no ha podido chupar nada. Quilombo y bochinche no mas las constituyen aunque, debemos acordar que en un lejano principio, sus grafitis eran muy originales, provocadores, muchos de ellos muy ingeniosos y, al mismo tiempo, algunas de sus intervenciones públicas gozaban de ciertas ideas renovadoras y buenos augurios de refrescante discurso pero, el tiempo no pasa en vano. La repetición, el parafraseo de lugares comunes, el desgaste creativo y la falta de renovación en sus lecturas, convirtieron a este audaz movimiento en un jamboreé de chicas enojadas con sus papis.

El ascenso fugaz de Maria Galindo al limbo de la transgresión terminó en un hundimiento titánico (de Titanic, ojo) que con tanto griterío de enfados fingidos, con tanta soberbia mal ensayada y con tanto odio vomitado en todas direcciones (Gobierno, mujeres que le caen mal, curas, hombres en general y hermosas mises en particular) llegó a ser su propia caricatura y arrastrar con ella en su caida a todas las muchachas que le siguen a prisa y en silencio. Como el flautista de Hamelin, Maria Galindo conduce a sus niñas hacia la caverna del olvido. Su última hazaña, lo dice todo.

Hasta donde sabemos la histotia dice así: Mujeres Creando (entiéndase la dama de la que hablamos) fue (ron) invitada (s) a participar de la Bienal Internacional de Arte SIART  en la Ciudad Maravilla. La susodicha -arrogante y pomposa- exigió lugares y zarandeó a los organizadores diciéndoles elitistas y otras linduras propias de su "diccionario anarco-feminizasita". Al parecer los organizadores del evento tienen los huevos en lugares del cuerpo equivocados (la garganta, por ejemplo) porque se tragaron la prepotencia y altanería de las creativas en cuestión y les dieron lo que querían. Una puta pared de un edificio público. Y zas! a meterle al garabato. No voy a ponerme a debatir sobre la calidad artística o no del resultante mural porque hace tiempo ya renuncié a querer encontrarle sentido o estética al "arte contemporáneo", para mi mera expresión de la inmensa impostura de los incompetentes y poco talentosos snobs que lo admiran y producen. Yo voy hablar del transfondo pueril y pusilánime de lo que se hizo, a saber, un cristo cargando vergas en forna de cruz, una virgen que a lo mejor tenía un verde pezón, algún que otro monigote por el estilo y grafitis -con el sello de las damitas croadoras- que sin pena ni gloria, sin estilo ni lírica, sin siquiera un poquito de originalidad, puteaban contra la Iglesia, contra el tal Jesucristo y contra su madre bendita en un puchero kitsch muy típico de la conducta de púberes con hormonas a punto de cocinarse. Joder por joder para ver cómo reacciona tu profesora y así quedar como "rebelde" ante tus compañeritos cartuchoides.

Si yo fuera creyente, digo no, si tuviera esa incólume seguridad de la existencia de un dios, esos arrebatos, provocaciones o insolencias, me valdrían la putísima mierda. Cosas de chicos, diría. Dios las perdone, ya madurarán o les caerá una lluvia de fuego sobre sus cabezas. Pero, contra todo pronóstico, la tozudez de los creyentes es inmortal. Hace milenios que los muy putos insisten en ser imbéciles y se lanzaron no mas a la censura, a la indignación apoteósica, al lamento cretinoide y terminaron por destruir el pinche mural entonando rezos y vociferando huevadas al mejor estilo de las eras oscuras. Las medievales. Resultado: Ahora las chicas rebeldes son víctimas de la "intolerancia", diciendo, cuando lo que hicieron era una completa expresión de la intrascendencia y la cantaleta del niño que quiere helado en pleno altiplano. Si para ser cojudos, no hay como los creyentes.

Maria Galindo es la rebelde perfecta para este País de seres que funcionan al mejor estilo del conductismo pavloviano. Basta que les den un estímulo diminuto y saltan los monos prestos a mostrar su carácter de primates. Hay que reconocerle a la señorita que supo elegir muy bien el lugar donde su banalidad adquiera matices de confrontación. Bien por ella (s), aunque debo confesar que cuando pienso en el funcionamiento de dicho colectivo, inequívocamente me viene a la mente la imagen de su emperatriz, guiando a sus siervas a plan de látigo en una especie de invisible falocracia como si el látigo fuera en realidad una prolongación corpórea en forma de pene. El pene de la Mama Grande.

27 comentarios:

  1. Correcto, la idea de Mujeres Creando se ha ido desgastando a nivel deprimente. Me desilusionaron cuando atacaron a Mari Cruz, sin mucha convicción y con harta envidia. Este movimiento, si no construye, no sirve.

    ResponderEliminar
  2. Pesimo articulo al igual que las mujeres creando y esa horda de crisyeros mogigatos de m...

    ResponderEliminar
  3. Durante todo el tiempo que vengo escuchando su radio he notado que sí no estás con ella, que si no apoyas sus ideas, definitivamente no sirves para nada, se ha vuelto lo que ella critica una dictadora totalitarista, en algún momento se ha extraviado, su poder, -el poder de su boca- no le deja escuchar a nadie mas que a sí misma.

    ResponderEliminar
  4. Falocracia...falto algo a tu articulo mi querido Xavier

    ResponderEliminar
  5. Xavier Jordán A = Maria Galindo
    Tal para cual

    ResponderEliminar
  6. Pésimo artículo hecho por un macho desde una silla cómoda y desde un blog donde puedes decir lo que te da la gana sin mancharte las manos. Ya el estilo de puteo cae mal, pero bueno si vas a decir cosas de fondo, se te perdona, pero este artículo nada más alejado de la realidad respecto al movimiento y su accionar. Pero como todo el mundo escribe sin conocer, no estás lejos de la bolsa de cualquier columnista mediocre, qué pena! Realmente una BASURA.

    ResponderEliminar
  7. Que articulo mas deshonesto y fuera de lo real, querer relacionar a toda una sociedad con un grupo de personas que de buena o mala manera reaccionaron al ver que su creenca o Fe fue manoceada de una forma cruel. Que facil es criticar y mofarse del accionar ajeno cuando uno mismo no tiene una base ni cientifica ni espiritual donde apoyar sus conceptos. Creo que el señor jordan deberia relacinarce mas con la señora galindo por cuestiones de complemento para ver si asi se reparan mutuamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto la opinión suya.

      Un artículo sin criterio,ni argumentos que se resume en otra rabieta poco inteligente del autor. No aporta nada, solo destruye apoyándose en la descalificación.

      Eliminar
    2. Y la idea de diosito se apoya en alguna base científica o racional? Andá a la mierda

      Eliminar
  8. Todos son mierda menos yo, pero yo, ¿qué opongo a la mierda? NADA. Solo puteo, puteo y puteo, típica actitud de otro rebelde pequeño burgués, si hablarás así hecho al sincero y rebelde de las roscas en San Simón, pero no claro, por no perder el privilegio, ahí sí hay miedo, no dices nada de las elecciones a RECTOR, lo oscurantista y deprimente de ese panorama. Otro 13añero en sus berrinches de blogger, snob y sin compromiso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El hecho de que seas un analfabeto ignorante y estúpido, no te disculpa que no hayas visto mi articulo que esta dos despues de este y que habla de las "roscas de la u". No seas ignorante, no hables de.memoria memo

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  9. Llegué a pensar que algo había cambiado en Bolivia en lo que a evolución social toca.

    Que triste comprobar todo lo contrario....

    ResponderEliminar
  10. Jaja,quería su like?, pues ni eso se ganó, basura hablando sobre basura,todo un basurero este blog.

    ResponderEliminar
  11. Jaja,quería su like?, pues ni eso se ganó, basura hablando sobre basura,todo un basurero este blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aca no se ponen likes. Has visto el facebook?

      Eliminar
    2. Aca no se ponen likes. Has visto el facebook?

      Eliminar
  12. Este artículo es bastante pobre en su argumento, muestra la mediocridad intelectual de del autor que reacciona como los "sant@s beat@s". pésimo blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al menos el autor tiene nombre y nos es un anónimo marica

      Eliminar
    2. Al menos el autor tiene nombre y nos es un anónimo marica

      Eliminar
  13. Intentar hacer una crítica y empezar con adjetivos, hace que de entrada la crítica pierda seriedad, como cuando se mira la paja en ojo ajeno teniendo una viga en el propio.

    ResponderEliminar
  14. Por que no aprendemos a respetarnos!!!! Cada quien con su rollo!!! Mientras ese rollo no afecte a otros!!!

    ResponderEliminar
  15. Por que no aprendemos a respetarnos!!!! Cada quien con su rollo!!! Mientras ese rollo no afecte a otros!!!

    ResponderEliminar
  16. Si enojaste a medio mundo el artículo esta bien hecho.

    ResponderEliminar
  17. El lenguaje excelso cae en la grandilocuencia cuando se emplea para encubrir la iliquidez de recursos argumentativos. Xavier (Yo Basura), arremete contra Galindo, su edad y su perfil psicológico, pero ¿cuál es el aporte? Descalificar a la persona no nos dice nada sobre la calidad o falta de méritos de su obra, que es lo que importa cuando lo que se critica es justamente un mural presentado en el contexto de una bienal.
    No solo eso, además Xavier descalifica al arte contemporáneo en su conjunto, dudando de paso de su existencia, no sin antes reconocer que él autor de la crítica no encuentra sentido o estética al producto artístico de nuestra época. ¿Cómo podemos criticar lo que confesamos no entender?
    En lo personal, prefiero suspender mi juicio sobre la persona de Galindo porque no la conozco personalmente y ya me ha pasado que juzgar a alguien solo por lo que aparece en la prensa es muy arriesgado, y no la persona. Además me parece irrelevante discutir sobre las características de la persona si el tema es su mural.
    Sobre la estética del mural, me parece que es consistente con su obra anterior y personalmente no me conmueve pero en cuanto al contenido, coincido en la denuncia anticlerical y sobre la destrucción del patrimonio natural, expresada en su representación del escudo nacional.
    Entiendo que mi opinión personal sobre la obra en cuestión, resulta secundaria frente a un hecho posterior; la censura violenta que de la cual fue objeto el mural, asumimos, por un grupo de creyentes que sienten que su organización y sus símbolos no pueden ser objeto de crítica (es decir, son sagrados).
    Todos; “Yo Basura”, “yo Rodrigo”, usted lector, los políticos, las figuras púbicas así como nuestras posturas filosóficas y nuestro trabajo deberían poder ser objeto de crítica sin que en consecuencia nos volquemos a la violencia, a la censura o a la destrucción de nuestro trabajo y mucho más si éste es de corte artístico, de carácter efímero (sin duda la obra terminaría cubierta por pintura una vez concluida la bienal) y cuenta con el consentimiento explícito del propietario o custodio de la pared en cuestión.
    En resumen, no me gustó el artículo, y la obra de Galindo no me impresionó, pero comparto su preocupación por la degradación ambiental y por la cuestionable solvencia moral de muchos líderes religiosos que pretenden dictarnos normas morales que ellos mismos no cumplen y cuyo origen no es demostradamente divino, pero nada de esto es tan grave como la censura violenta, la mutilación de obras de arte con independencia de su calidad o contenido, así como la complicidad de una sociedad permisiva a tal censura por motivos religiosos.

    ResponderEliminar