14 de febrero de 2017

DIA DE SAN VALENTIN



¿Desde cuándo se ha vuelto tan importante declarar el “día de…”? Tenemos para todo gusto: Los de corte terapéutico familiar: Día de la madre, día del padre, día del niño, etc,  a fin de que toda la familia se sienta cool. Así que faltan por sumarse, día del abuelito, día de los tíos, día del hermano, día del bisnieto, día del hijo opa. Por otro lado, se encuentran también los de conmemoración de las gregariedades: día del médico, día del periodista, día el abogado, día del fabril, día de las trabajadoras del hogar, día del estudiante, ufff. En honor a la justicia, podríamos aspirar a contar con un día mundial de las putas o día del proxeneta, del ladrón o del vago. Oficios son oficios, carajo.

Continuando con nuestra clasificación, encontramos los consabidos días destinados a las localidades: día de Cochabamba, día de Punata, día de Cala-Cala. Y para tener contentos a todos tenemos el día de la Patria. Además, claro, que están las conmemoraciones de las respectivas fundaciones. Cada ciudad conmemora la suya como homenaje a nuestros santos colonizadores que nos dieron la vida como dignas hijas de sus majestades los Reyes Católicos. Día de la Fundación de Cochabamba, día de la fundación de Tarija, día de la fundación de La Paz. Ya vendrán de seguro, las urbes más rezagaditas: Día de la fundación de El Alto, día de la fundación del Plan 3.000, día de la fundación de Cerro Verde. Y claro, por supuesto, el día del Estado Plurinacional.

Por otro lado, están también los días destinados a luchar contra la discriminación: Día de la mujer boliviana, día internacional de la mujer, día del indio, día del orgullo gay, día de la lucha contra la violencia intrafamiliar, día de lucha contra la homofobia, la lesbofobia y la bifobia (¿Qué putas será "bifobia"?) día del discapacitado. Necesitamos ampliar positivamente esta efectiva y real manera de generar una conciencia incluyente en nuestra sociedad así que propongo conmemorar el día del zoofílico, el día del froteurista y el día del cropófago. Y por si fuera poco tenemos los días conmemorativos a nuestra conciencia ecológica: día de la tierra, día del aire, día del árbol, día del planeta. ¿Cuándo aparecerán los días del mono, día de la ballena, día de la paloma? O mejor aún: día del bosque, día del suelo, día del abono, día de las macrófitas.

Todos estos días especiales, se complementan además con las festividades específicas de nuestra sociedad: día de difuntos, día de Navidad, días de carnaval, día del solsticio, día de Halloween. Y, agarrarse putos, porque la lista de los días dedicados a santos patronos y vírgenes de cera son innumerables. Así que, en medio de esta confusión, por favor que alguien me explique a qué mente retorcida y pueblerina se le puede siquiera ocurrir la idea de festejar el día de la amistad, o el día del amor o el día de la maldita primavera. ¿De qué se tratan esas convicciones cursileras que no hacen más que agregarle una raya al tigre de la estupidez de lo políticamente correcto? ¿Día de San Valentín? ¿Qué carajo es eso?

Y no es que me sienta un amargado sin nadie que me quiera pero ¿no resulta contradictorio que se tenga que conmemorar un día dedicado a un sentimiento que se supone dura todo el año, en las buenas y en las malas como dicen? ¿Cuál es el sentido? ¿Pretexto para comprar flores, para dar muestras de aprecio, para incentivar el consumo de huevadas como tarjetitas o dulces? ¿Qué es en concreto el día de San Valentín? ¿Qué cosas puedes hacer especiales en el día de San Valentín?
Si el asunto se tratara de un pretexto para coger, vaya y pase. Pero no. En nuestra sociedad hipócrita el amor es sagrado, no es lo mismo que coger, hay que dedicarse poemas de Benedetti, pasear por las plazuelas esperando que te cague un mirlo de la buena suerte, sacarse selfies junto a un oso verde de peluche y decirse las más espantosas frases vacías y recurrentes que se nos ocurra por el Facebook: "Me siento bendecido con mi otra mitad" "Después de todo seguimos juntos con el amor de siempre" "Otro San Valentín juntos, mi amor, y todavía igual de cartuchos" ¡Qué puterio! Y después le criticamos a Trump su pendejo muro cuando esa medida nos puede salvar de seguir copiando la mierda bastarda de los pinches gringos.

Día de San Valentín mis pelotas. Lo que está en juego ahora es hacerle la contra a todas esas valoraciones cucufatas y retorcidas de lo políticamente correcto. Cualquier rato nos van a venir con celebrar el día del pudor, el día de la castidad o el día libre de las malas palabras y en ese instante, queridos amigos, sabremos que hemos llegado a lo más bajo de esta civilización hipócrita y les juro que ese día, no habrá ya vuelta que dar a estas páginas del libro de la modernidad. Así que, con el permiso de todos ustedes, permítanme por el momento cagarme en el Día de San Valentín y en todos los enamorados de selfies y tarjetas, en todos los poemas de amor y en todas las heladerías del planeta. Vayan a celebrar San Valentín a la concha de la lora.

3 comentarios:

  1. Es imposible no morir de risa!! Eres definitivamente mi gruñón favorito!!

    ResponderEliminar
  2. Comparto en mucho contigo, hay mucha mierda de Días de... pero algunas Días son los que son, por que hay que recordarlos como importantes no solo para uno, sino para los otros... o probablemente tus padres jamas te habrían puesto un pantalón en el poto y ropita nueva si no se hubiesen acordado como importante el día que naciste año tras año, puesto que así es como nacen los Días de...

    ResponderEliminar
  3. Bueno, desde la edad media habían cientos de días de santos al año que eran festivos, que a su vez derivaban de días paganos, así que la tradición del «día de...» no es nada reciente.

    ResponderEliminar