10 de junio de 2017

CUENTA FALSA=ALCALDE PUTO



Hay dos consecuencias peligrosas y perversas del triunfo de las Redes Sociales en su papel de  espacio de interpelación y debate público:

1) La estúpida opción que permite el Facebook de bloquear contenidos políticamente incorrectos o "discriminadores", lo que genera ciudadanos incapaces de debatir que prefieren denunciar lo que consideran "ofensivo" y los robots del Face, que actúan en consecuencia de manera conductista y automática, como opas bloqueando, se entiende.

2) La posibilidad de creación de cuentas falsas que son la máxima ejemplificación de la cobardía, la falta de originalidad, la malsana experimentación de la bajeza humana y la más clara muestra  de que quienes necesitan encubrir su personalidad es porque de una u otra manera, les da verguenza lo que son. O no son ni mierda. O son sólamente caretas de otro sátrapa más cobarde.

La oposición boliviana le ha encontrado el gusto a esto. Y el oficialismo también, así que el debate político boliviano pasa por el meme, las noticias falsas, las apócrifas comunidades virtuales que se crean con la intención de joderse mutuamente. Pero nadie propone nada. Nadie dice nada. Nadie da la cara. Por tanto, los anónimos participantes de este juego (gente hija de puta que se inventa nombres, personalidad y físico) son el paradigma de la institución que representan. Es decir, si encuentran una cuenta falsa de un sujeto X, que defiende a la Alcaldía e insulta a alguien que está en contra de dicha entidad o de sus políticas, la responsabilidad recae sobre la institución y no sobre el ficticio fantasma.

En el mundo de la política contemporánea boliviana, existe una suerte de nueva actividad profesional y -casi siempre- de embusteros y farsantes que se ponen el rimbombante y flácido título de "Community Manager". O sea, cretinos que administran redes sociales. Estos bastarditos iletrados se ocupan de subir contenidos a las redes en páginas oficiales y/o    "independientes" pero son de tan baja cuna, abortos de la ética, que reducen su labor a dos cosas: succionarle la pija a quien los contrata o proferir insultos y calumnias contra sus opositores.

La Alcaldía de Cochabamba gasta nuestra plata en pagar los servicios de estas ratas infecundas y por eso toda la red está plagada de grupos y cuentas falsas que nunca explican los proyectos municipales (porque es obvio que no los tienen) no preguntan a la gente sus necesidades (porque les vale verga) no propician la participación ciudadana (por cojudos) sino que hacen dos cosas y sólo dos cosas: Ser un escaparate de la sonrisa flautona del vulgomaestre y sus colaboradores o echar mierda contra quienes constituyen la crítica a la torpeza del Gobierno Municipal. Por eso, en las últimas horas, ante la reacción ciudadana en contra del proyecto de la chancleta en Coña Coña, la Alcaldía aprobó que sus community managers, en vez de explicar y socializar el proyecto, suban un conjunto de insultos y provocaciones contra el Colectivo No a la Tala de Árboles en Cochabamba y sus más visibles representantes. La cuenta de un Sergio Cabrera (animal inventado por otro animal) es una de ellas, pero como dicho antropoide no existe, los responsables son los maricones acomplejados contratados por la Alcaldía para hacer esa mierda y, claro, la Alcaldía y su titular por añadidura. ¡Hay que ser pelotudos!

 ¿Cómo se detecta una cuenta falsa? No tiene historial de publicaciones, no publica fotos personales con amigos o miembros de la familia, no permite que en su muro publiques cosas, no tiene pasado, publica puro memes y no dice nada personal, sus fotos son "atractivas" y hablan de experiencias personales sin que tu puedas comprobar ellas. En fin, ser un falso ciudadano es lo más fácil que hay, de esa manera encubres con el rostro de un otro tu imbecilidad, tu asqueante inmundicia, tu perpetua cobardía, tu execrable existencia, tu bastardo origen, tu infecunda vida. Pero que una institución financie y fomente esto, es porque los responsables de dicha institución son igual de asquerosos. De putos, yo diría.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario