6 de septiembre de 2017

PORNO Y WHATSAPP




Una persona con valores elevados y exigencias culturales profundas, jamás sucumbiría al hábito de ver películas  pornográficas en virtud de varios argumentos, a saber: a) Esos filmes tienen una pésima estructura narrativa aristotélica b) La calidad actoral es mediocre, sobreactuada y propensa a los clichés c) La música y los recursos sonoros son reiterativos y saturan de tal manera que generan distracción desviando la atención del espectador d) Las escenas dramáticas se reiteran insistentemente provocando que, a lo largo del film, la consecuente práctica onanista del espectador se vuelva agónica y cansadora. Pero el WhatsApp revolucionó estas falencias.

Debido a su carácter de inmediatez y a sus características tecnológicas, el porno en WhatsApp, se volvió una práctica con muchas ventajas, primero porque simplifica su consumo al uso del teléfono y, segundo, el tiempo de duración de los videos es tan corto que sólo podemos asistir a las escenas "claves", aquellas relevantes de verdad que duran exactamente el tiempo que precisas como para sacudirte exitosamente la nutria. Los expertos en mercadeo llaman a ésto el efecto: "Un video, una paja", ahorrándote así las molestias, aburrimiento y desgaste físico que supone ver una película completa.

Sin embargo, al mismo tiempo, se suceden daños colaterales. Por ejemplo el hecho de que te lleguen videos porno en situaciones riesgosas como en una reunión de trabajo, en clases, cuando estas con tu familia, en la iglesia, etc. Poco propensos a la cordura y la abstinencia, los consumidores de porno raras veces tienen el hábito de la continencia lo que ocasionará que este material sea visto en cualquier parte provocando serios contratiempos. Desde erecciones espontáneas no recomendables hasta manifestaciones inapropiadas de afecto con secretarias, transeuntes, compañeras casuales de asiento en el transporte público y hasta con la suegra.

Empero, la más dañina de las consecuencias en consumir porno por WhatsApp, es que estés a merced de degenerados y antisociales que te mandan material degradante como la zoofilia, la cropofilia y la gerontofilia, y en casos graves incluso te mandan porno light, inocuo y cartucho. ¡Una verdadera pérdida de tiempo! Además están los materiales virales decepcionantes y molestos como cuando esperas ver una buena cogida y te aparece el temido y siempre espeluznante "Negro de WhatsApp", o la voz de la mina esa que grita como si el Negro se la estuviera garchando y tu en plena reunión de directorio.

Como sea, es recomendable adquirir nuevos hábitos en el uso del WhatsApp a fin de minimizar al máximo estos riesgos y disfrutar de un consumo saludable de porno. Acá algunas recomendaciones:

1.- MARCA A TUS CONTACTOS QUE TE MANDAN PORNO CON REGULARIDAD: Es recomendable que al lado del nombre de tu contacto afecto al porno, pongas una inicial o marca que te advierta que al recibir un mensaje de él, hay muchas probabilidades de que te esté enviando una felación, alguna penetración anal o al menos una teta. Utiliza códigos simples como MS (Maniático Sexual), PE (Puerco Enfermo) o MMA (Mi Mejor Amigo)

2.- ELIGE A LOS MIEMBROS DE TUS GRUPOS DE WHATSAPP DE ACUERDO AL NIVEL DE PORNO QUE ENVIAN. Es desaconsejable juntar en un mismo grupo a cultores de Hard Porno con Porno Light pues suele ser decepcionante que, después de que alguien mandó un cunilingue de seis minutos, otro pelotudo envie una mina en bikini bailando Despacito. Así, crea grupos en los que se concentren amigos afines a prácticas sexuales concretas y de esa manera tus grupos tendrán nombres claros como: Masturbaciones con Vegetales, Lesbianas Metaleras, Menage à Trois, etc.

3.- PONLE A TUS GRUPOS PORNO UN SONIDO DE NOTIFICACIÓN ESPECIAL: Para evitar ser sorprendido, es importante que los sonidos de notificación de tus grupos porno, se distingan del resto de los grupos para así tener plena certeza de que te llegó un material xxx y por tanto estés prevenido antes de abrirlo o, también, te sirva como para que vayas calentando la marmota. Estos sonidos deben poder además ser explícitos, yo recomiendo usar canciones como "You Can Leave Your Hat On" de Joe Cocker.

Bueno amigos, eso es todo por hoy y hasta la siguiente semana que estaremos dialogando sobre el controvertido tema de la inserción de roedores en el ano.

2 comentarios: