26 de noviembre de 2017

LO ÚNICO SENSATO



La palabra verguenza ya no alcanza y decir que estamos en un abismo resulta tan obvio que ni siquiera vale la pena decirlo. Pero la verdad es que la UMSS ya no se sostiene. El clientelismo, la angurria, la bajeza humana, la mediocridad más plena, la adulación, el chantaje, la retórica de la amenaza, el peguismo, la unilateralidad del poder y el silencio, el maldito silencio cómplice, han definido el devenir de los docentes, estudiantes y administrativos de la Universidad.

En la carrera por elegir un nuevo vicerector ante el sentido fallecimiento de su titular electa, está condicionando además una inmunda guerra sucia a plan de anónimos y manifiestos de degradante llunk'erio y es evidente que el rectorado prefiere nutrirse de tontos útiles en el oficio del cunilingue antes de abrir el escenario al libre pensamiento. La candidata del Rector, por ejemplo, no sólo pretende presumir su condición de "feminista" como si eso fuera en mérito académico sino que anda tan vacía de propuestas, hablando de abstracciones tan penosamente clichés, sino que se entrega a la narcótica histeria populista de ir en caravanas, metiendo bulla y sonriendo como títere de circo de pobre, mientras la Universidad guarda luto institucional.

Por eso, lo sensato resulta elegir a quien se atreva a equilibrar la fanfarria del rectorado con la seriedad de la Academia. Elena Ferrufino no sólamente es una extraordinaria cientista social, una persona de alta ética intachable y una valerosa luchadora de la sensatez, sino que además la tiene clara: Congreso. Ese es el único camino que tiene la Universidad para salir de su agobiante crisis, esa debiera ser la primera y única consigna y no debería existir peros frente a ello. Con la más plena convicción, con la certeza de estar haciendo lo correcto, no sólo me sumo por completo a la candidatura de Elena sino que desde acá le entrego además mi confianza.

1 comentario: