5 de diciembre de 2017

EL PAIS Y LA UMSS



La UMSS es una versión chuta y chata del País. El fundamento del poder sansimoniano se asienta sobre el terror y el cunilingue, como en la Nación, y la manera de hacer política es a través de la amenaza y la prebenda, en la UMSS y en el País. El líder máximo de San Simón, es un ególatra con ínfulas de rey chiquito, como el del País y, para alcanzar su total hegemonía, manipula las normas, se caga en la ley, incurre en terrorismo mediático y silencia por todos los medios a su alcance a sus opositores. Sí, adivinaron, como en el País. La gente que acompaña en sus andares al que gobierna la UMSS, es servil, inconsecuente con sus ideas (si es que las tiene) y está dispuesta a obedecer sin estornudar una mísera crítica pues (o son tontos para hacerlo o son demasiado putos), como pasa en el Gobierno del País. Y los actos electorales de San Simón, no son más que una formalidad pintoresca pues el líder de la UMSS se ocupa de elaborar artimañas criollas para anular a quienes constituyan una amenaza y asegurar así la elección de sus candidatos, que serán obedientes, entregarán con puntualidad sus nalgas y harán lo que se les dice sin chistar. Exactamente, colega, oh sorpresa, igualito a lo que pasa en el País.

Para colmo de coincidencias, las elecciones que hubieron en el País anteayer, se replicarán mañana en la UMSS. Se trata de elegir un nuevo Vicerector, que será una, porque -al igual que pasó en el País- la autoridad San Simoniana ya decidió eliminar a su adversaria y sus hordas de serviles distribuídas en todas las facultades ya están amedrentando y/o corrompiendo las conciencias de los votantes. Como pasó en el País. Así que mañana, la comunidad universitaria, debería replicar lo que pasó en el País y votar por el Negro de WhatsAap, que la tiene grande, es negro de verdad y no una imitación dantesca, ya ganó una elección nacional, es el dulce de las chicas y es prototipo de la hombría y la genialidad.

Así que mañana, colegas y estudiantes, hagamos lo que hizo el País: Votemos nulo, ridiculicemos y deslegitimemos esa payasada poniendo en nuestras papeletas la efigie intimidante del Negro de WhatsAap, y simbólicamente encajemos su atributo distintivo en el culo de los que nos quieren mamar. He dicho.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario