11 de diciembre de 2017

PUTA NAVIDAD



El dato relevante que la Alcaldía distribuyó entre los medios, es que se colocaron en la Ciudad más de 3 millones de luces de Navidad. ¡Más de 3 millones! Y lo dicen con el orgullo que sólo la ignorancia atesora. Hoy, con Wikipedia y Google, hasta un funcionario de esta Alcaldía (lo cual es un dato hiperbólico) debería estar familiarizado con conceptos como "contaminación visual", "gastos insulsos", "derroche de energía", "fanfarria capitalista", "gustos en el culo". Porque la verdad es que a la puta manía de todas las tiendas de poner musiquita navideña, orondos santaclauses, lucecitas estúpidas y coquetos mensajes de amor y felicidad, amén de la hastiante costumbre de las oficinas de armar un pendejo pesebre, poner arbolitos y encender las cochinas luminarias intermitentes, más allá de la pueril patraña de los dueños de casa que adornan sus fachadas con esos emperrantes farolitos del orto, encima la Alcaldía nos agrede visualmente poniendo 3 millones de esas cagadas en cuanto espacio público encuentren, haciendo que la Ciudad parezca un enorme putero. 

Hay gordos san nicolases, renos (un animal muy común en nuestra fauna), trineos (tanto que nieva en Cocha), carruajes de Cenicienta (son boludos, encima se equivocan de cuento de hadas), camellos (otro bicho muy común por acá, sobretodo ahora que estos putos nos están convirtiendo en desierto), campanas ding dong, reyes magos (Bastard, Gasparín y Melchorizo), pinos varios, angelitos de mierda y la estrella de Belén con cola y todo, la muy puta. Para ese desplazamiento horrendo de la cultura del kitsch (la ch'ojcho cultura, pa que entiendan) se taladran, engrampan y dañan irreversiblemente cientos de arbolitos, se gasta la plata de los contribuyentes y se satura de luz el espacio público. A eso llaman "espíritu navideño". En mis épocas, ese concepto significaba solidaridad, fraternidad y buen humor. La Ciudad depositaba su "espíritu navideño" en las personas y no en las cojudas e inservibles luces de navidad. 

"Pero a los niños les gusta" dirán ustedes. Seguro, he visto muchos niños la mar de divertidos saltando entre las luces o tratando de meterse un papa noel al culo, pero los niños son niños, todo les gusta, no vamos a enseñarles como padres que encima de niños sean pelotudos. La verdad es que a los que les gusta esa mierda es a los papás. Sí, yo los veo y los escucho, son ellos los que sienten un poder hipnótico por las lucecitas como lo sintieron nuestros antepasados precolombinos cuando Colón les regalaba espejitos. No hemos superado el complejo de haber sido mamados y haber cambiado oro por lentejuelas. El ciudadano común goza y celebra esta bastada costumbre, como celebra el pavimento, el rascacielo, el puente colgante. Nuestro retraso es conceptual, nuestra idea de modernidad y de belleza son primitivas, nuestra conciencia de civilidad es pueril, insana, nos compran con baratijas que nos cuestan un ojo de la cara y así somos felices, viendo prenderse y apagarse foquitos, sacándonos fotos con el gordito de rojo y tarareando melodías absurdas para hacernos la idea de que en estas fechas reina la paz y la unidad. Pobres idiotas adormilados por el ensueño de las luces de navidad. Ojalá y la estrella de Belén aparezca de nuevo en el firmamento iluminado y se nos caiga encima exterminándonos del Planeta. Ojalá, que Papa Noel nos oiga. 

6 comentarios:

  1. Y yo pensando que soy la Grinch Boliviana. Jajajaja, no cabe duda que siempre hay alguien que te supera.

    ResponderEliminar
  2. Me quede chiquito chiquito, tu si eres el verdadero Grinch, tome el cetro mi buen basura ;)

    ResponderEliminar
  3. Que estúpido comentario. El nombre de la pagina hace honor al comentario. Y supongo yo que es mejor que se metan el dinero al culo como el fondo indígena, banco unión , zapata y otros en lugar de poner las putas lucesitas que al menos son un motivo para pasear en familia. Obvio es mejor ver nuestro dinero en el culo Dr los masistas. Bravooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo una persona estúpida, justifica una imbecilidad con la imbecilidad de otros

      Eliminar
    2. Es la clásica triste repuesta: "Roba, pero siquiera hace algo". Una lastima

      Eliminar
  4. habemos varios que no encontramos sentido a las lucecitas de navidad, al arbolito rodeado de adornos, todo esto es un sin sentido descomunal con la alcaldía derrochando el dinero de los contribuyentes y la mayoria no dice nada al respecto por tanto derroche

    ResponderEliminar