16 de enero de 2018

OTRA CAGADA MADE IN PIÉROLA



Vamos a divertirnos con un coqueto twit que publicó la Piérola. Por si alguno de ustedes no se enteró porque se estaba sacando selfies o recién salió de su ropero, la oronda diputada dijo que "prefería a la dictadura de botas que de ojotas" y tamaña cretinada mereció una ola de respuestas de rechazo, la mía incluida, que la pueden encontrar en este puto muro, más abajo. Ante tal situación, la honorable tuvo a bien publicar otra pendejada que a continuación pasamos a deconstruirla al estilo Derrida, que fue un pelotudo pero igual, su método es divertido como para joder al prójimo, sobre todo a los opas. 

Dice la tal: "Respetuosamente pido dejar de hacer escarnio y politiquería barata de mis publicaciones". Nótese que habla en plural, "mis publicaciones", cuando en realidad sólo hicimos escarnio de una sola de sus estupideces. Eso se llama victimizarse, aparecer como la que "¡Ay! Todo el tiempo me persiguen, no puedo decir nada sin que me humillen, soy la víctima de estos malditos". Pero ella hizo un comentario público, por tanto debería estar consciente que eso está sujeto a la opinión pública, si no quería ser valorada por lo que dijo, debería haber escrito eso en su diario o se lo hubiera tatuado en la nalga, pero no. Lo hizo público. Y como lo que dijo es una provocación altamente racista y cretinoide, entonces contestarle, hacer escarnio o burlarse de ella no es "politiqueria" es mero uso de la razón y de la libertad de expresión. Que no joda.

La pobrecita sigue: "...fácil es criticar tras un escritorio o micrófono, invito a que vean mis acciones en el Parlamento y labor realizo contra esta Dictadura que se esconde tras una falsa máscara de 'Democracia'" Así de mal escrito, textual. Primero ¿En qué puto universo subnormal, criticar, denunciar, propiciar debate es una cosa inútil o fácil? ¿No es esa la función de los medios, de los intelectuales, de los ciudadanos responsables? ¿Debemos quedarnos callados ante la estupidez, el racismo, la intolerancia, el odio bastardo? Y segundo ¿Cuál es su labor en el Parlamento? ¿Ha logrado detener algún arrebato del Gobierno? ¿Ha informado a la ciudadanía de las modificaciones al Código Penal, por ejemplo? ¿Ha propuesto alguna Ley en bebeficio de la salud, la educación, la cultura? ¿Ha peleado por aprobar alguna política ambiental? ¿Qué mierda ha hecho? ¿Ustedes conocen algo de lo que haya hecho? Porque gritar y escribir twits no se puede considerar precisamente "oposición a la dictadura" ¿No?

El twit continúa con el bla bla apocalíptico del manido discurso de la oposición que ante su falta de propuestas se ha quedado con un dossier de refritos paranoides. Que si la dictadura, que si el fascismo, que si vamos a convertirnos en Cuba, que si la izquierda es maldita, que si el Presidente se acuesta con Belzebú, etc. Pura paja. Nada de discurso, mucho menos propuesta. Esos son nuestros representantes de la oposición, esa es la esperanza y la alternativa del País.

Pero lo que más llama la atención, lo que realmente es espantoso es que, amén de justificarse, la diputada en ningún momento, ni por si acaso, pide perdón por haber hecho un comentario que lo haría cualquier cerdo racista. Pasa por alto su profunda miseria anormal de mestiza acomplejada, no asume culpa por haber sido víctima de su primitivo instinto clasista y demente, no toma conciencia de haber contribuido a la división y el odio, haciendo exactamente lo mismo que hace el Vice cuando les dice a los campesinos que los ciudadanos de la urbe los odiamos, les tenemos asco, queremos matar al Presi. No, no lo hace. Porque es lo mismo que él, es una fascista acusando a otro fascista de fascista. Y así estamos. A la verga.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario